Dejar que los niños tomen la iniciativa del tiempo de juego para obtener sus máximos beneficios


Por La Dra. Amy Webb

¿Te acuerdas de esas comedias cursis del comienzo de la televisión? Seguramente has visto clips de esos programas en blanco y negro que muestran la familia idealizada de los años 50 y 60. ¿Te acuerdas de programas como "Déjalo en manos de Beaver”/ “Leave it to Beaver" en inglés? Una de las cosas que notarás en estos programas es la falta de tiempo que los padres pasan realmente interactuando con sus hijos. Claro que cenan juntos, pero no se ve a los padres jugando con sus hijos u organizando citas para jugar.

Aunque estos programas son ficción, también hay algo de realidad en esto. Los estudios demuestran que los padres de hoy en día pasan mucho más tiempo comprometidos activamente con sus hijos (no sólo preparándole la comida o llevándolos al colegio) que antes. Así es. Probablemente pases más tiempo "de calidad" interactuando con tus hijos del que pasaron tus padres contigo. 

Por qué el juego es importante para las emociones 

Aunque esto tiene muchas ventajas, también puede tener algunos inconvenientes. Aunque pasar más tiempo jugando con los niños puede ser útil para ellos, demasiada interrupción mientras juegan puede inhibir su aprendizaje y crecimiento naturales. Un estudio reciente de la Universidad de Stanford ilustra bien esta situación. 

El estudio analizó a niños de 4 a 6 años y estudió cómo sus padres interactuaban con ellos mientras jugaban. Se descubrió que algunos padres tendían a intervenir para dar instrucciones, hacer preguntas u ofrecer correcciones, incluso cuando los niños estaban haciendo la tarea y hacían lo que se les pedía. Los hijos de este tipo de padres tenían más dificultades a la hora de regular sus emociones y su comportamiento en otros momentos del estudio.

Esto demuestra una relación entre una excesiva participación de los padres en el juego y las habilidades de autorregulación de los niños. Aunque no queremos sacar demasiadas conclusiones basándonos en un solo estudio, éste respalda la idea de que un exceso de interferencia en el juego puede frenar las nuevas habilidades de autorregulación de los niños. En otras palabras, cuando los niños pueden tomar la iniciativa en el juego, desarrollan más fácilmente sus habilidades de autorregulación e independencia. 

Encontrar el equilibrio

Esto es una gran noticia para los padres. Significa que no tenemos que sentirnos culpables por tomarnos un descanso y dejar que nuestros hijos jueguen por su cuenta. Pero, ¿cómo podemos encontrar ese delicado equilibrio entre guiar y apoyar su juego sin interferir?

Algunos consejos para encontrar este balance en los juegos:

  • Sigue el ejemplo de tu hijo (siempre que sea posible). Si tu hijo tiene una idea para jugar, intenta seguir su plan (siempre que sea seguro, por supuesto). Dale el tiempo y el espacio necesarios para que decida a qué juego jugar o qué personaje de mentira quiere ser.

  • Observa primero. Si sientes la necesidad de intervenir en el juego de tus hijos, tómate un momento para observar primero lo que están haciendo. ¿Se desvía de la tarea o no entiende las reglas? Reflexiona sobre cómo podrías intervenir para mantenerlos ocupados en el juego sin hacerte cargo por completo de la situación. Piensa en ti mismo más como un entrenador que como un compañero de equipo.

  • Lo diferente no es malo. A menudo los niños juegan o realizan actividades de forma diferente a como lo haríamos nosotros. Es tentador hacerse cargo de la actividad y hacerla "a nuestra manera". Sin embargo, considera por un momento si la toma del niño hacia la actividad es incorrecta o simplemente diferente. Si no hay peligro y parece que disfruta de la actividad, tal vez esté bien permitirle hacerla de otra manera. Piensa en toda la creatividad que están desarrollando.

El juego es una herramienta poderosa en los primeros años del desarrollo de los niños. Si les permites tomar la iniciativa, estarás ayudando a que el tiempo de juego se convierta en tiempo de aprendizaje.

La doctora Amy Webb es madre de dos hijos y escritora sobre desarrollo infantil en su blog The Thoughtful Parent (Por el momento está disponible solamente en Inglés). Se dedica a presentar la investigación sobre el desarrollo infantil más fácilmente para que llegue a la vida de los padres y que puedan utilizarla como base para sus decisiones de crianza. 

Traducido por Jennifer Cajina Grigsby
 

yes ¿Te gusta este post? No te olvides de inscribirte para recibir nuestros mensajes de texto gratuitos, con información sincronizada exactamente con
la fecha de nacimiento de tu hijo. 
Envía el mensaje BRIGHT al 274 448 para inscribirte.

Go Back